01 febrero, 2007

...y mi padre dándome explicaciones, queriendo ser comprendido. Ser comprendido será ser justificado y eximido de culpa: las razones son causas y las causas son fatalidades: las cosas no pudieron ser hechas de otro modo. La historia familiar es una historia de fracasos, traiciones y envidias. Como cualquier historia familiar, convengamos, lo que hace mágico y maravilloso al relato de una historia familiar. Y en esa historia se recortan las decisiones sin brújula de mi padre. Categóricas, indudables, pero necesitadas de la mirada comprensiva del hijo. Y ahí estoy yo, viendo las lágrimas empujar desde cuarenta años atrás hasta hacerse irrefrenables. Siento que entiendo, que comprendo y que me importa un carajo si las cosas fueron como fueron o podrían haber sido de otro modo. Fueron. Y eso es, al menos, lo que me gustaría creer. Que ya fueron y que no me atan.

Sin embargo.

Ahí estoy yo, escuchando el relato de mi padre en un día de sol en un parque en las afueras de La Plata. Podría decir que sopla el viento y que los mosquitos acechan. Sería verdad. Podría decir que el pasto está crecido y molesta. Pero no sé qué ganaría con esa descripción.

Yo soy el hijo de ese hombre. Y saber eso ya es algo.

5 comentarios:

fander dijo...

Qué loco, este escrito es primo hermano del último que tengo colgado.

Un gran año para vos, Pablo.

Puck Robin dijo...

Noté la filiación, como aquella otra acerca de los insectos.
Yo celebro estas cosas porque para Pascuas falta un montón.

Pablo dijo...

Jajaja, estas filiaciones nos pueden enloquecer. Pienso que serán sobredeterminadas casualidades.

Gracias, Fander, lo mismo para vos. Tu último post me encantó. El mío tiene sus propias fuentes, por eso creo que les cabe bien el grado de parentezco de "primos hermanos".

Y claro, Puck, cualquier excusa es buena. Pero me hiciste pensar en cuánto falta para Pascua y me agarró una especie de nostalgia prospectiva de vacaciones.

Abrazos.

Fodor Lobson dijo...

La figura del padre entraña una gran complejidad. La de la madre es más fácil, más intuitiva: protección, alimento, comprensión, defensa... pero la del padre... Nunca vi a mi padre llorar. Jamás. No sé que me va a pasar si un día eso sucede...

Pablo dijo...

Yo tampoco sé, Fodor. Yo tampoco. Un abrazo.