15 septiembre, 2006

Los blogs tomaron la posta de la telenovela

(A propósito del comentario de Eduardo aquí mismo y
de estos comentarios en Hargentina, por mencionar dos disparadores)


Y no lo digo solamente por fenómenos como el que causó el culebrón de "Más respeto que soy tu madre". No, no me refiero a convenciones del género, a modos de lectura o apropiación, no.

Me refiero a algo que leí alguna vez no recuerdo dónde acerca de que la telenovela, ese fenómeno tan bellamente latinoamericano, había hecho un gran servicio a favor de la difusión de las hablas variopintas de nuestro hispánico mundo, saltando barreras, desprovincianizándonos, acostumbrándonos a vivir la diversidad.

Hoy, las novelas claudicaron en ese empeño: recuerdo la chilena "Machos", patéticamente doblada a un español "neutro", ese que se imaginan los cipayos que viven en Miami que deberíamos hablar en todo el continente para su solaz y mayor lucro.

Ante esa claudicación, aquí, en los blogs, hacemos circular amablemente esos vocabularios variados, ampliando nuestro repertorio de sinónimos y, todavía más, desprovincianizándonos.

Digo yo, que no soy quien.

6 comentarios:

Luciana dijo...

Y otro día te cuento la cara de ese chico catalán cuando escuchó a un argentino confesar que se moría de ganas de comer una Tita (yo, preferiero la Rodesia :-))

Beso!
Lu

Rain dijo...

:)
versátil el idioma hispano: por cada lugar, algo diferente, una metáfora loca erróneamente interpretada se lleva los significados por la borda de la RAE.

Se ve extraordinario el diseño de tu plantilla, eh, beta.

julieta dijo...

Ahora si me avisa

Pablo dijo...

¿Tita? Esa no la conozco, contá, Luciana, contá...

Gracias, Rain. ¿"Erróneamente"? Eso supone que hay una interpretación que no es errónea... Y esa es toda una presunción...

Me alegro Yuliet, nos vemos...

Luciana dijo...

Para el catalán, tita = polla. En mi provincia: pija, verga, pito...

Conversar sobre cómo se dice tal o cual cosa aquí o allí, o encontrar "falsos cognados", es un vicio para mí.

Un beso,
Lu

Pablo dijo...

Claro, tenía que ir por ahí!

Comparto el vicio (el de conversar sobre cómo se dice tal o cual cosa aquí o allí). Los falsos cognados son oportunidades poéticas, se me antoja.

A propósito, me permito la nota para Vir y demás amigos de allende fronteras: Tita y Rhodesia son unas golosinas muy populares acá, y que forman un combo en nuestro imaginario. Aunque en estos tiempos de globalización, como son de no me acuerdo qué multinacional, capaz que estoy aclarando una boludez y se consiguen por todas partes...