16 abril, 2007

Me doy cuenta, visto el post anterior, de que me imagino de viejo o algo así releyendo blogs, incluso mi propio blog. ¿Me imagino un viejo nostálgico y decadente? ¿Cómo seremos, de viejos, los que hoy blogueamos? ¿Habrá memoria? ¿Tendremos pasado y ese pasado estará escrito en nuestros blogs?

¿Seremos blogarquéologos tratando de reconstruir una historia que creímos efímera, hurgando en las fantasmagóricas virtualidades del Internet Archive?

¿Cuál es el lugar de la memoria en un mundo de bitácoras en trance de desaparición?

10 comentarios:

Mariana dijo...

El viernes a raiz de la reunón Sumo en el Quilmes rock, de repente me acordé del tema Años en la versión de Luca...y Genovese agregó, cierto ahora somos tecno, por eso escribimos blogs.
¿Nuestra memoria pasará de ser emotiva a virtual? Pensar que haciendo un clic, puede desaparecer...

paula dijo...

rjla palabra escrita nos condena. supongo que quedará allí como rastro y como huella a pesar de nosotros mismos.
(y en cuanto a kaputt, en cuanto tengamos tiempo y solucionemos problemas técnicos, el archivo completo volverá a estar colgado.)

Pablo dijo...

Paula dice lo que estaba pensando ante el comentario de Mariana: los rastros quedan a pesar de nosotros mismos, a pesar de la ilusión de suicidio que ofrece el botón "delete this blog".

Es una buena noticia que el archivo de Kaputt vaya a estar disponible, Paula.

fander dijo...

Gran parte de las muchas angustias de los últimos día de kaputt se debían al temor de perderlo todo, todos los archivos, digo, porque todos los participantes por suerte viven y pueden escribir cosas mejores que aquéllas. Es una cierta amenaza del vacío. Pero sí, algún día, el archivo volverá con sus luces y sombras. Por lo pronto no me digas que no es un buen recreo pensar en kaputt y que kaputt no esté. Igual, ya haremos alguna cosa mejor. Ese es el desafío.

Pablo dijo...

Es curioso, Fander. Hace un tiempo, alguien me preguntó si no me daba miedo publicar mis textos así, en "interné", por temor de que me los robaran. Y mi respuesta, muy arrogante, fue: "no me robarían la capacidad de escribir". Si, se puede seguir escribiendo y el desafío es cada vez escribir algo mejor. Pero el testimonio del esfuerzo, lo que queda en el archivo, tiene un valor. Y es un valor para el que escribió (lo revela la angustia de que hablás) pero también para aquellos que a partir de esos textos fueron capaces de construir algo más, de hacer sentido.

La pelota, me puse muy serio...

ignatiusmismo dijo...

Para entonces ya podremos realizar borrados selectivos de nuestra maldita memoria. es cuestión de ir haciendo una lista.

Pablo dijo...

No estoy seguro, Igntiusmismo. El Internet Archive puede guardar hasta aquello que borres. O el caché de Google...

Un gusto...

franco de los santos dijo...

Hacía semanas que no pasaba Pablo. El blog sigue igual: delicioso. Saludos.

Pablo dijo...

Hola Franco, gracias, un abrazo.

Bob Chow dijo...

no tendría importancia esa parte