02 octubre, 2006

Detrás de los cristales llueve y llueve

Claro que llueve. No vamos a tener un blog para dar noticias meteorológicas: llueve. De arriba pa' bajo, como decía un vecino, y me viene a la cabeza un cierto clima en la cocina de un departamento en la calle Seis, la hornalla prendida, la pava en la mesa, el mate yendo y viniendo y la charla o la radio. El ir venir del mate, tan afín al de la lanzadera en el telar, la alacena naranja, presencia y luz insoslayable, el panorama gris hacia el barrio El Mondongo, los techos y las paredes, empapados, rotosos y descascarados, unas tipas de fondo y la lluvia, que parece que va a arrastrar a la ciudad a fuerza de durar días y días, hasta volcarla en el Plata, pero no, ahí sigue todo, mojado y cansado y vuelto a mojar, de afuera hacia adentro y de adentro hacia afuera, las paredes mohosas y los patios vacíos y la charla y Radio Universidad y el mate que teje, teje y teje...

5 comentarios:

Mariana dijo...

Y los espacios para leer, por no poder o no querer salir de casa...

julieta dijo...

y una polera

Pablo dijo...

:)

blogstars dijo...

Buen Blog!!

www.blog-stars.net lo mejor de la blogósfera!! que esperas dale click!

Pablo dijo...

Blogstar me ha dado el pie para activar los simpáticos captchas que tan amables resultan en este entorno. Ya lo saben, esta especie de test de Turing, algo como el test de Voight-Kampff de Blade Runner, mediante el cual se les pide, amables compañeros de viaje, que demuestren que son humanos y no repugnantes robots spammers privados de autoconciencia y sentido moral. Amén.