28 enero, 2008

Polenta con pajarito

Este verano, he notado que la cantidad y tamaño de las palomas que rondan por mi barrio es mayor que los años anteriores. Vecinos de otros barrios me han hecho la misma observación (aunque no se puede descartar que yo los haya inducido). Me resulta curioso que ningún interesado se haya apropiado del indicador: es como si la presión depredatoria sobre las palomas hubiera descendido.

5 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

Hace dos o tres añitos, una paloma puso un huevo en una maceta vacía de mi balcón y lo incubó. Nació el polluelo (¿pichon?) y lo llamamos Jordi. Un día aprendió a volar y desapareció.
Eso sí, tenemos tropecientas fotos de esos pocos meses, reportando la cosa.

Ulschmidt dijo...

misterios de la ecología urbana! Alguien debiera monitorear el estado de las palomas de la ciudad y probablemente encontraría una relación estrecha con la política y economía del país.
Quizás hasta anticipen los cracks de la bolsa.

Pablo dijo...

Fodor, más dramático hubiera sido verlo espichar, al pobre pichón (si "pichón" es "polluelo" tanto como "aguacate" es "palta").

Ulshmidt: no sé los cracks de la bolsa, pero quizás la curva de la población de palomas se mueve con la de empleo...

m. dijo...

¿Cerebro desperdiciado? :) Últimamente investigo la densidad de felinos y la veo en franca decadencia frente a la de los caninos. No sé si aporte. El tema que me pregunto es por qué hay menos gatos. En el Botánico me parece que hay razzia cada 3 meses, así que no es un buen indicador. ¿Son menos queridos como mascotas? ¿Su sentido de independencia finalmente los fregó?
Volviendo al post, hay aves más intrépidas que se aventuran donde otras no iban: tengo una que le come el alimento balanceado al Sr. Mimos del balcón. Y hace clack! clack! No es el pájaro que da cuerda al mundo pero a alguna categoría debe pertenecer.

Pablo dijo...

Hola Mono! Creo que la situación en tu ecosistema ha de ser distinta de la del mío: abundan los gatos, garchan (como gatos, en los techos y en los jardines, con el debido escándalo) y se multiplican.