26 noviembre, 2010

Viernes otra vez

Silencio!!! Callemos un rato: por desgracia, hablar y escuchar al mismo tiempo es imposible (paradojas: no se puede cantar sin escuchar, acaso un privilegio). Silencio!!!! Aún más silencio, hasta descubrir que aún no se ha callado nada y escuchar el ruido del cooler de la compu. Silencio! Apagar la compu y escuchar el ronron de la heladera. Silencio!! Desenchufar la heladera y escuchar los pasos de los gatos en las chapas del techo. Silencio!!! Un par de piedras a los gatos y llegar al punto tópico de esta reducción en que se escuchan las hojas movidas por el viento. Silencio!!! Encerrarnos en las jaulas flotantes que imaginó Vian para contener a sus trillizos y escuchar el bumbún del corazón. Silencio!!! Arrancado el corazón, escuchar los pasos de los deudos que fatigan los alrededores de la tumba. Silencio!!! Retirados los deudos, el minúsculo roer de las alimañas, la caída del pelo, el estruendo de la flojera de los dientes.

De lo que se desprende un conclusión banal: el silencio no existe. Sin embargo, bien vale la pena como ejercicio.

Será (salvo que mi voluble carácter sea víctima del viento norte), hasta la semana que viene. Have fun.


2 comentarios:

khutrew dijo...

oye esto esta muy bueno.
aun no se como agregar links a mi blog, pero cuando aprenda te agrego.

Pablo dijo...

Bueno, bienvenido por acá, khutrew. Gracias.